LIMA – Cansados de ser interrumpidos a la mitad de sus espectáculos, cientos de artistas callejeros de la capital han decidido elevar su voz de protesta y exigir al Estado establecer una duración mínima para las luces rojas de los semáforos. Según afirman representantes del Sindicato de Artistas Callejeros de Lima (SACL), nadie les informa cuando hay cambios en la duración de los semáforos donde habitualmente trabajan, llegando muchas veces a ser interrumpidos durante sus presentaciones. “Mi rutina dura unos cincuenta segundos; lo justo para terminar y pasar por las ventanas a pedir el apoyo.” señala Javier, malabarista de la cuadra quince de la avenida Brasil, quien ha visto recortada su luz roja en viente segundos, obligándolo a ajustar su repertorio. “Así no se puede trabajar.” añade. Se espera que hoy se formalice el pedido al Ministerio de Transportes y Comunicaciones y finalmente se establezca la “luz roja mínima” para todo el país. “Es hora de unirnos y hacernos respetar.” sentencia Javier.