CALIFORNIA, EST – Visiblemente avergonzado frente a sus fanáticos, Vin Diesel admitió esta mañana que ha vuelto a fallar en su intento por finalmente obtener su licencia para conducir. Según contó el protagonista de la mundialmente exitosa saga cinematográfica Fast & Furious, el sueño de poder manejar un auto legalmente le ha sido esquivo en alrededor de diecisiete ocaciones, desde que lo intentó por primera vez en 1985. El actor estadounidense, a quien se suele ver en las películas realizando peligrosas maniobras con veloces vehículos, confesó que en la vida real es un “pésimo conductor” que “no sería capaz” de manejar desde su casa hasta el set de filmación sin chocar. “No me dejan acercarme a los autos hasta que sea totalmente necesario.” indicó el actor que da vida a Dominic Toretto en las películas de Rápidos y Furiosos, asegurando que utilizan dobles para la mayoría de sus escenas, incluso en las que el auto no está en movimiento. “No es buena idea ponerme frente a un volante. Lo hemos aprendido a la mala.” agregó. El reconocido actor afirmó, sin embargo, que no cesará en su objetivo de algún día aprender a manejar y finalmente poder comprarse el auto que siempre ha soñado. “Solo me falta dominar la cuadrada en paralelo y al fin podré comprarme mi Kia Sorento.” sentenció.