CARACAS, VEN – Tras meses de crecientes tensiones entre el gobierno venezolano y la oposición, finalmente ocurrió lo que millones de personas esperaban. Cuando Nicolás Maduro se encontraba a la mitad de un extenso discurso en la Plaza Bolívar de Caracas, fue sorprendido por Henrique Capriles, gobernador del Estado de Miranda y uno de los principales líderes opositores al régimen chavista, quien subió al escenario burlando la seguridad y realizó un golpe contra el presidente venezolano, enviándolo a la clínica con la nariz fracturada. Luego de varios intentos fallidos de la oposición por promover un referéndum revocatorio contra Maduro, diversos analistas habían afirmado en los últimos días que un golpe contra el mandatario parecía inminente, y finalmente fue el dos veces candidato a la presidencia quien tomó la decisión de llevarlo a cabo. El suceso no tardó en propagarse a nivel internacional, y los principales diarios del mundo no han dudado en catalogarlo como un hecho histórico que cambiará el rumbo de la política en Venezuela y el resto de Latinoamérica. En tanto, se conoció que, tras el golpe, Capriles fue inmediatamente detenido por la policía, mientras que Maduro se recupera favorablemente.