CIUDAD DEL VATICANO – Visiblemente exhausto luego de más de tres años como sumo pontífice de la Iglesia Católica, el Papa Francisco anunció que se tomará una semana de vacaciones para descansar del continuo agobio al que se ve enfrentado día a día. Ante más de diez mil fieles congregados en la Plaza San Pedro, el Papa contó emocionado sus planes de viaje a una paradisiaca isla en la Riviera Maya.

“No saben cómo cansa ser Papa estos días.” explicó Francisco I tras un largo suspiro; “Con la hambruna en África, el calentamiento global, o estos loquitos del Estado Islámico, no queda tiempo ni para ver la Champions.” añadió. Durante su discurso, el líder de la Iglesia Católica explicó que se encuentra “muy ilusionado” con estos días libres y que ya no puede esperar para ponerse “ropa de verdad.”

Terminando su corto mensaje y luego de dar detalles de su itinerario, el Papa señaló que planea desconectarse totalmente durante sus vacaciones y no atenderá el celular; “Cualquier cosa, le escriben un correo a mi secretaria.” finalizó.